Aegon I Targaryen

El rey Aegon I Targaryen, llamado Aegon el Conquistador, Aegon Lordragón y Aegon el Dragón, fue el conquistador de los 7 Reinos y creador de la dinastía Targaryen que reinó en Poniente por prácticamente trescientos años.

Aegon es descrito como un hombre alto, de hombros anchos y apariencia poderosa, con ojos púrpuras y el pelo corto, de oro y plata. Era muy atractivo y tenía dotes de líder.

Durante la Conquista vestía una cota de escamas negras y blandía su espada de acero valyrio Fuegoscuro. Su corona era un círculo simple, asimismo de acero valyrio, con grandes rubíes en forma de cuadrado.

Era una persona solitaria cuyo único amigo era Orys Baratheon, de quien se afirmaba era su medio-hermano, y montaba su dragón cuando iba a una batalla o viajaba, pero jamás participó en campeonatos. Se mantuvo fiel a sus dos hermanas y dejó el gobierno en sus manos, interviniendo solamente cuando era preciso. Mientras era duro con quienes le retaban, era generoso con los que doblaban la rodilla.

Aegon fue el segundo hijo y único varón nacido del matrimonio entre Lord Aerion Targaryen y Lady Valaena Velaryon. Fue criado en la isla de Rocadragón, el dominio más lejano del Feudo Franco de Valyria, en la que su familia se había asentado un siglo antes de la Maldición de Valyria. Siguiendo la tradición valyria contrajo matrimonio en la propia familia, pero no con una de sus hermanas, sino más bien con ambas: su hermana mayor Visenya y su hermana menor Rhaenys. Se casó con Visenya por deber y con Rhaenys por deseo.

Según fuentes semi-preceptivas, cuando Aegon era joven recibió un pedido de Volantis para que y sus dragones se unieran en una coalición contra las demás Ciudades Libres. Aparentemente rechazó la oferta[3] y, en verdad, cuando Volantis invadió Tyrosh, acudió a lomos de Balerion el Terror Negro, su dragón, a rescatar la urbe, aliada al Rey de la Tormenta y a Pentos.

Ocasionalmente volvió su vista al oeste, a Poniente. Llevaba años planificando la conquista de los 7 Reinos. Pintó en una mesa un mapa de los Siete Reinos sin fronteras, simbolizando que serían uno solo. Su plan era ambicioso, pero resultaría ser un éxito casi total. A pesar del mito que afirma que Aegon no había pisado Poniente antes de la conquista, si había visitado en su juventud al lado de su hermana Visenya la Ciudadela de Antigua y El Rejo, como convidados de Lord Redwyne. Pudo haber visitado asimismo Lannisport.

La guerra comenzó cuando el Rey de la Tormenta Argilac Durrandon le propuso a su hija en matrimonio, al lado de una dote de tierras neutrales. Aegon se negó y planteó a su medio hermano Orys Baratheon como esposo para su hija. Argilac, colérico, mandó de vuelta las manos del mensajero. Tras esto, Aegon llamó a sus primordiales vasallos y tras un consejo, mandó montones de cuervos con un mensaje: desde este día, solo habría un rey en Poniente.

Cuando estuvo listo, y sus hermanas-esposas desembarcaron con su ejército en la costa este de Poniente, en la Bahía del Aguasnegras. En el Fuerte Aegon, el castillo de madera que erigieron en la costa, reunió a sus partidarios y desplegó por vez primera el estandarte de la Casa Targaryen, un dragón colorado de 3 cabezas que escupía fuego sobre un campo de seda negra; los estandartes heráldicos eran una costumbre en Poniente, mas los nobles del Feudo Franco de Valyria jamás habían adoptado la tradición, con lo que cuando se desplegó el nuevo estandarte, los señores nobles ponientis lo tomaron como una señal de que un alto rey digno de Poniente había llegado. Cuando la reina Visenya le puso una diadema de acero valyrio tachonada de rubíes y su hermana Rhaenys le proclamó Aegon, el primero de su nombre, Rey de Todo Poniente y Escudo de su Pueblo, los señores nobles aclamaron y los dragones rugieron, mas la algarabía mayor fue del pueblo plano. Con ayuda de sus 3 dragones, Balerion, Vhagar y Meraxes, guió a los ejércitos Targaryen de una victoria a otra.

Su primer objetivo fue Harren el Negro, Rey de las Islas del Hierro y de las Tierras de los Ríos, que regía en su recién construida y monstruosa fortaleza de Harrenhal. Cuando el rey de hierro se negó a hincar la rodilla, Aegon incitó a sus dragones a fin de que lo quemasen vivo a él y a sus hijos en la llamada Torre de la Pira Real, en Harrenhal. Entonces alentó a la rebelión de los señores de los ríos, y nombró a su mayor comandante, Edmyn Tully, Señor Supremo del Tridente. En tanto los señores de las Islas del Hierro escogieron como su nuevo líder a Vickon Greyjoy, que decidió rendirse ante Aegon.

Tras la triunfante conquista de Aegon, sus hermanos siguieron la lucha. Visenya consiguió que los señores de lo que el día de hoy son las Tierras de la Corona hincasen la rodilla a cambio de la promesa de ser vasallos directos de los Targaryen.

Entonces Orys Baratheon lideró un ejército hacia Bastión de Tormentas. En lugar de cobijarse en sus inconquistables murallas, el rey Argilac el Arrogante decidió hacerle frente en batalla directa, que pasaría a la historia como “La Última Tormenta”, y resultó fallecido. Aegon recompensó a su medio-hermano otorgándole el control del castillo y las tierras de Argilac.

Asustados por el creciente poderío de Aegon, Loren Lannister de la Roca y Mern IX Gardener del Dominio se aliaron y reunieron un ejército de cincuenta hombres de infantería y 5.000 caballeros. Aegon solo disponía de diez hombres de dudosa lealtad y experiencia. En medio de la batalla, y con el temor de ser derrotado, liberó a sus tres dragones al unísono, y estos sacrificaron a cuatro mil hombres, entre ellos el rey Mern. A esto se le conoció como el Campo de Fuego. Permitió que Loren Lannister continuara como su señor vasallo, mientras que consiguió que Harlen Tyrell ex-mayordomo de Mern, le rindiera Altojardín a cambio del gobierno de la provincia.

Cuando el Rey en el Norte Torrhen Stark llevó a sus ejércitos al sur para presentar batalla, quedó impresionado al ver el gran ejército de Aegon y sus dragones, y se arrodilló ante él sin más ni más. Preservó sus tierras como Señor del Norte.

Aegon envió a su flota a cargo de Daemon Velaryon a tomar Puerto Gaviota. Daemon fue vencido y asesinado por la flota del Val, que fue asimismo destruida provocando la rebelión de las Tres Hermanas. El rey Ronnel Arryn y su madre Sharra Arryn también lo reconocieron por último como rey tras la actuación de su hermana Visenya.

Aegon falló en la conquista de Dorne. Envió a su hermana Rhaenys a conquistarlo, pero las tácticas de guerrilla dornienses la superaron. Rhaenys visitó a la princesa Meria Martell en Lanza del Sol donde discutieron sobre su rendición, mas por último no se consiguió ningún acuerdo. Durante un tiempo, Aegon I dejó estar las tierras dornienses.

Acabada la guerra, reordenó el reino y fundó su capital, Desembarco del Rey, en el sitio de su desembarco inicial en Poniente. Creó el Trono de Hierro, fundiendo con el fuegodragón de Balerion las espadas de los vencidos. Comenzó la construcción de la Fortaleza Roja, que terminaría su hijo Maegor. Creó además el cargo de Mano del Rey, nombrando a su medio hermano Orys Baratheon.

No mucho después de la coronación en Antigua, los señores de las 3 Hermanas declararon su independencia y coronaron a la dama Marla Sunderland como su reina. El rey Aegon I mandó a Lord Torrhen Stark con la labor de poner fin a la rebelión. Tras el sitio por parte de la flota norteña y la intervención de Vhagar, la rebelión quedó sofocada.

En cuatro d.C. emprendió la conquista de Dorne de nuevo, la que duraría hasta el trece d.C., consiguiendo algunos castillos en el proceso. Por este tiempo su hermana Rhaenys murió asesinada así como su dragón, hecho que enfureció considerablemente a Aegon. Formó la guardia de élite que se transformaría en la Guardia Real, tras ser atacados él y Visenya en las calles de Desembarco del Rey en diez d.C..

Cuando el príncipe Nymor Martell subió al poder tras la muerte de su madre, la princesa Meria Martell, decidió terminar con la guerra y para esto envió una delegación de nobles a Desembarco del Rey dirigidos por su hija Deria para firmar la paz, llevando la calavera de Meraxes como regalo para Aegon. Cuando llegaron fueron mal recibidos por muchos; Lord Oakheart llegó a sugerir que se capturara a la princesa dorniense y se la enviara a un burdel, mas Aegon lo rechazó y decidió escucharlos. Deria le dijo que Dorne quería la paz mas sin rendirse ante ellos. Aegon iba a negarse, mas la princesa le entregó una carta escrita por su su padre. Aegon la leyó, la quemó y partió a Rocadragón; al día siguiente, volvió y firmó la paz con Dorne.

Aegon tuvo un hijo con cada una de sus esposas; Maegor con Visenya y Aenys con Rhaenys. Rhaenys era la esposa preferida de Aegon, quien pasaba diez noches con ella por cada una que pasaba con Visenya; sin embargo, los cotilleos apuntaban a que mientras que Aegon estaba con su hermana, Rhaenys tenía otros amantes.

Aegon pasó una gran parte de su reinado afianzado su poder viajando por los 7 Reinos. A lo largo de su gobierno debió ir de manera cuidadosa con la Fe de los 7, a fin de que no se le opusiesen. Aegon hizo edificar un enorme septo en la Colina de Visenya, y acordó la construcción de otro todavía más grande en la Colina de Rhaenys conocido como el Septo de la Celebración.

Desembarco del Rey en un inicio carecía de murallas, mas Aegon de entrada no pensaba que una urbe protegida por dragones fuera asaltada. Al percatarse de que y Visenya no siempre y en toda circunstancia estaban en la urbe, ordenó la construcción de murallas y puertas, terminadas en veintiseis d.C..

Aegon halló que Fuerte Aegon no era conveniente para un rey y en treinta y cinco d.C. se trasladó con su familia y corte nuevamente a Rocadragón, mientras que seguía la construcción de lo que ocasionalmente sería conocido como la Fortaleza Roja. Se afirmaba que Aegon había puesto a Visenya al cargo de la supervisión de la construcción para no tener que aguantar su presencia en Rocadragón. El Trono de Hierro se sostuvo en exactamente el mismo sitio donde se efectuaba la construcción en vez de Rocadragón, en tanto que era demasiado pesado para ser trasladado.

Estando en la sala de la Mesa Pintada en el treinta y siete d.C., Aegon murió de un infarto al paso que contaba una historia de su conquista a 2 de sus nietos. A su muerte ascendió al trono Aenys I Targaryen, más tarde Maegor I. Múltiples rebeliones se desataron al levantamiento de la Fe Componente. La guerra, la muerte y el caos se apoderaron de los 7 Reinos hasta el principio del reinado del nieto de Aegon I, Jaehaerys I Targaryen.

 

Carlos Represas

Content Writter en Juego de Dragones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *