junio 3, 2020

El creador de Outer Banks ha anunciado que trabaja en la temporada 2

outer-banks

Outer Banks: la serie de surferos adolescentes de Netflix que ha sido un inesperado éxito

Lo mejor de Outer Banks, indudablemente es que, pese a no ser una de esas series cortas que tanto nos agradan, ni tampoco una de esas con las que nos podemos pegar un maratón, se ve veloz. No es sensata, no hace meditar y tiene mucho de telefilme y de novela televisiva, mas de adolescentes que, como sabemos, es una de las especialidades de Netflix.

Lleva más de un mes, desde su estreno el pasado quince de abril en Netflix, formando una parte de lo más visto de la plataforma. Y lo hace con esta sinopsis: ‘Outer Banks’ es una historia sobre el paso a la madurez ambientada en los Outer Banks de Carolina del Norte, un popular destino vacacional, protagonizada por un conjunto de adolescentes de la zona que se hacen llamar los Pogues.

En el momento en que un huracán asuela con el tendido eléctrico en pleno veraneo, una yuxtaposición de acontencimientos ilegales fuerza al conjunto de amigos a tomar resoluciones que cambiarán sus vidas. La busca del padre de su líder, los amores prohibidos, una caza del tesoro de alto voltaje y la creciente tensión entre los Pogues y sus contrincantes son los ingredientes de un verano lleno de misterio y aventuras que no van a olvidar nunca”.

Es la habitual serie de la que verás un montón de influencias. Podría ser ‘Riverdale’, la mentada ‘O.C.’, aun lo de que trate de una pandilla de adolescentes puede traerte recuerdos de ‘Stranger Things’. Y es que en la manera en la que ha sido rodada tiene una poderosa imagen de la década de los 80.

Outer Banks es una serie que se puede ver, y que gozarás haciéndolo, pues tiene acción, aventuras y instantes tronchantes, mas que no aporta nada nuevo. El planteamiento de ‘lucha de clases’ entre los Pogues (los trabajadores) y los Kooks (los ricos) [hablemos de la cantidad de tópicos que definen en la serie a los dos conjuntos, por favor] no se termina de acotar alén de riñas en la playa, competiciones de diferentes modos y miradas de malotes.

Una gran parte del mérito de la serie está en el directivo, Jonas Pate (‘El impostor’) y en la dirección de fotografía, simplemente hermosa. Las localizaciones son espectaculares; mas la serie no ha sido rodada en Outer Banks, sino más bien en Charleston, en Carolina del Sur. Por contra, tirón de orejas para los argumentistas, con ciertos fallos de narración esenciales (quizá los adolescentes –la serie está calificada para +13 años– no se percaten de ello).

El reparto lo componen una buena muchedumbre de semblantes jóvenes que hemos visto salpicados en series y telefilmes: Chase Stokes, Madelyn Cline, Madison Bailey, Jonathan Daviss, Rudy Pankow, Austin North, Converses Esten, Drew Starkey…

Algo de drama adolescente, misterio, acción, aventuras, lucha de clases. ¡Menudo batiburrillo! Lo raro es que termina marchando bastante bien y entretiene. Lo dicho: una serie que vas a poder ver con tus sobrinos y/o hijos de desde trece años en la que se aprecia la buena voluntad de todo el equipo por sacar adelante algo medio aceptable. A propósito, si te agrada, no desesperes: ya se prepara la segunda temporada.

Pin It on Pinterest

Share This