Escape Room: Sin salida – Fecha de estreno en Netflix

Escape Room: Sin salida

Seis extraños usan su ingenio para sobrevivir en una serie de habitaciones misteriosas y mortales que satisfacen sus peores temores, o mueren en el intento.

escape-room

Los cuartos de escape son una de las últimas tendencias de entretenimiento, en la vida real y en esta película que promete iniciar un nuevo tipo de horror en el cine. Resolver pistas para encontrar la salida de un cuarto puede ser divertido pero en Escape Room: Sin salida, las reglas son diferentes y mucho más peligrosas. Seis extraños quieren hacer algo nuevo en su vida y son invitados a un misterioso cuarto de escape donde pronto todo se vuelve un juego de vida o muerte. En esta cinta de terror psicológico los seis jugadores deben completar una serie de vívidos cuartos de escape, sin embargo, descubren que los cuartos contienen trampas mortales, por lo que deberán de utilizar su ingenio para sobrevivir. La pregunta no es quién logrará sobrevivir, la pregunta es cuál de todos ellos no encontrará la salida.

Protagonistas

Taylor Russell,Logan Miller y Jay Ellis.

Escape Room – Tráiler Oficial

Fecha de estreno en Netflix

La película Escape Room: Sin salida, se estrenará en Netflix el 27 de marzo del 2022.

Escape Room: Sin salida es una de esas películas que se han visto muy frecuentemente ya antes. No pues se trate de una franquicia o bien un reboot, sino más bien pues su premisa es cualquier cosa menos novedosa. Lo que no sería necesariamente malo: es sabido que si hay algo que escasea en el cine de Hollywood moderno son justamente las ideas. El inconveniente es que su trajinar por lugares muy conocidos tiene un automatismo y una falta de vuelo notables, tal y como si se tratase de una película hecha a reglamento.

La historia, se afirmó, remite a otras tantas, desde la de El cubo hasta las de El juego del miedo y Hostel: 6 ignotos sencillamente encuadrables en arquetipos (el nerd, la muchacha tímida, el empleado pobretón con aspiraciones de medrar, un empresario millonario y prosigue la lista) reciben un enigmático bulto citándolos en una oficina para vivir una experiencia que los separe del aburrimiento de la rutina. Sin saber realmente bien de qué se trata, los 6 asisten y, charla va, charla viene, descubren que el picaporte para salir no anda. Primer rastro de que las cosas no son precisamente como les prometieron.

De allá de ahora en adelante, el largo de Adam Robitel va a ir mostrando de qué manera uno a uno van a ir cayendo frente a las trampas –ninguna muy original– situadas en las diferentes habitaciones del recorrido. La carencia de empatía de los protagonistas y la previsibilidad de los mecanismos vuelven al tema poco más que un acto burocrático, haciendo que importe poco quién subsiste y quién no. El resultado es un juego donde absolutamente nadie se divierte. Ni tan siquiera el espectador.