Shaera-Targaryen

La reina Shaera Targaryen fue hija del rey Aegon V Targaryen y la reina Betha Blackwood. Se casó con su hermano Jaehaerys II y tuvo dos hijos con él, Aerys y Rhaella.

La princesa Shaera Targaryen fue la mayor de las hijas del entonces príncipe Aegon Targaryen y Lady Betha Blackwood.

Pese a la tradición Targaryen de desposar hermanos para conservar la sangre de la Antigua Valyria pura, el rey Aegon V estaba convencido de que estas uniones incestuosas hacían más daño que bien en la descendencia de la familia. Con la ayuda de la reina Betha, Aegon concertó los matrimonios de sus hijos con hijos y también hijas de los más poderosos señores de los 7 Reinos, esperando su apoyo a las reformas de su gobierno y en el fortalecimiento de su reinado. Estos compromisos fueron hechos y celebrados en 237 d.C., cuando los hijos de los reyes eran incluso muy jóvenes; en esa ocasión, la princesa Shaera fue comprometida con Luthor Tyrell, heredero de Altojardín. No obstante, el príncipe Jaehaerys era más tradicional; estaba enamorado de su hermana Shaera y soñaba casarla cualquier día. Sus progenitores hicieron todo lo que resulta posible por separarlos, pero eso sólo aumentó la pasión de los jóvenes.

En doscientos cuarenta d.C., un año una vez que su hermano mayor Duncan desafiara los compromisos de los reyes, se casase con una plebeya y rechazara sus derechos al trono, el príncipe Jaehaerys II y la princesa Shaera evadieron a sus respectivos guardas y se casaron en secreto en contra de la voluntad de los reyes. Jaehaerys tenía quince años y Shaera catorce. Para el momento en que los reyes supieron de lo sucedido, el matrimonio ya había sido consumado, por lo que Aegon V no pudo más que admitirlo.

Rhaella Targaryen y Shaera tuvieron dos hijos, el príncipe Aerys II y la princesa Rhaella. Por instancia de una bruja de los bosques amiga de Jenny de Piedrasviejas, el príncipe Jaehaerys decidió desposar a sus hijos; el rey Aegon V se lavó las manos, frustrado.

Carlos Represas

Content Writter en Juego de Dragones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *