Advertisements
octubre 30, 2020

Unorthodox: la miniserie de Netflix que se volvió un suceso

unorthodox

Unorthodox, la serie que deberías estar viendo en Netflix y que será el fenómeno de 2020

Unorthodox no ha tenido la campaña de promoción de otras series de la plataforma, mas el boca a boca la está transformando en un éxito.

Cada año nos pasa lo mismo. Nos distraemos y prestamos atención a las series más grandes, las que tienen más promoción y dejamos pasar pequeñas joyas que hay que reivindicar. Pasó el año pasado con Creedme, la miniserie de Netflix sobre un caso de abusos sexuales, que absolutamente nadie había visto anunciada en ningún lugar y el boca a boca transformó, de un día para otro, en la serie que ‘había que ver’. Entonces los premios asimismo se acordaron de ella y todos respiramos sosegados. Entre Stranger Things, The witcher y compañía, había espacios para joyitas que, encima, lograban sacar cabeza.

Unorthodox-esty

Es un tanto injusto meditar que una serie va a resaltar solo pues está bien y que el boca a boca va a hacer el resto. En las plataformas, como en todos y cada uno de los sitios, hay asimismo un sistema de clases que afirma quién se lleva los euros en forma de promoción y quien se la juega a ser descubierta y recomendada. Quizá de ahí que en Netflix han instaurado ese top ten de series de tendencia. A fin de que después de Élite, Toy Boy y La casa de papel aparezcan otras menos conocidas que la gente ponga en su radar. Desde hace semanas en los últimos puestos de ese ranking aparecía una miniserie llamada Unorthodox que ha ido subiendo hasta transformarse en un pequeño fenómeno. No es para menos, por el hecho de que es, por el momento, la mejor serie de Netflix del año en curso y de las mejores de todo cuanto se ha estrenado en dos mil veinte. Va a ser un fenómeno seguro, y lo merece.

Unorthodox resalta, primero, por su osadía. Es rato que una ficción denuncie las prácticas de la comunidad judía ultraortodoxa. Los turistas van a N. York, pasean por Williamsburg y se sorprenden del aspecto de sus miembros. Los gorros y los rizos de ellos. Las pelucas de ellas. Mas las películas y las series no ha mostrado los interiores, lo que sucede en esas 4 paredes, las brutalidades a las que son sometidas las mujeres. Tuvo las narices de hacerlo la escritora Deborah Feldman en el libro Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots, en el que contaba sus memorias y su aventura para escapar de las reglas sexistas y retrógradas a las que estaba sometida.

Unorthodox-esty-2

En ese libro se fundamenta esta serie de 4 capítulos creada por Anna Winger y Alexa Karolinski y dirigida por María Schrader, que se toma alguna licencia mas que hinca el diente en lo importante: el retrato de una mujer lastrada por las reglas y las tradiciones de los ultraortodoxos. Una mujer que esta concebida solo para tener hijos -para recobrar los millones de muertes del Holocausto-, que cuando tiene la regla se la considera impura, que si no tiene hijos se ve como un descalabro, que tiene la obligación de casarse de joven, a rasurarse el pelo y a la que hasta se le prohíbe percibir música o bien cantar. Eso ocurre en las calles de Williamsburg y hasta el momento no habíamos mirado dentro.

Ahora que vemos lo que ocurre nos pone los pelos de punta y nos conmueve la aventura de Esty Saphiro para huir a Berlín, donde su madre -que asimismo escapó de lo mismo- vive desde hace unos años. Unorthodox reluce en su honradez al retratar el tema. 2 tiempos narrativos que se entrecruzan. El pasado, donde vemos todas y cada una de las costumbres y tradiciones de la comunidad judía y su contraste al conocer una urbe libre, donde las personas del mismo sexo se besan por las calles, las mujeres están liberadas y van a fiestas. Todo eso, además de esto sobre la tierra que creó el nacionalsocialismo, lo que para los judíos con los que vivía es una aberración.

Unorthodox-esty-3

Unorthodox acierta en procurar no juzgar. Muestra el fanatismo, mas no transforma al marido de Esty en un ser abominable, sino más bien en alguien educado en unas reglas que prosigue a pie juntillas pensando que debe proseguirlas por un orden divino. Su retrato de la comunidad judía de Williamsburg huele a verdad y duele por este motivo. No se corta en enseñar esas tradiciones como la boda donde una joven de diecisiete años es obligada a afeitarse el pelo y a tener sexo con su marido si bien le duela.

En su otra línea narrativa es donde la serie cae en determinados lugares comunes -los amigos modernos, el interés cariñoso o bien la música como salvación-, mas Unorthodox logra salvarlo por su bravura, su poder de localizar imágenes apasionantes y poderosas -ese baño en el lago, el corte de pelo- y, sobre todo, por la presencia imantada de su protagonista Shira Hass, increíble y capaz de conmover con un solo ademán. Su mirada traslada todo el dolor, la incomprensión y el descubrimiento. Un semblante que capta tu atención y no la suelta en los 4 episodios de esta miniserie que habría de estar en todos y cada uno de los premios que se entreguen este año. Hacía tiempo que una serie no me conmovía tanto. Unorthodox se merece todo lo bueno que le pase, y estoy seguro que vamos a escuchar charlar de ello en los meses que vienen. Una joya que no os debéis perder.

Unorthodox, una miniserie que muestra el camino hacia la libertad de una mujer atrapada en su tradición

La producción de 4 episodios hablada en yddish y basada en hechos reales narra la lucha por su independencia de una joven que medra dentro de una comunidad jasídica en Brooklyn. A escasos días de su estreno en Netflix, se volvió un singular fenómeno popular en la plataforma de streaming.

El 26 de marzo una ficción alemana hablada en yiddish llegó a Netflix, para contarnos Unorthodox, una historia poderosa sobre la busca de independencia de una joven judía ultraortodoxa que conmueve día tras día a miles y miles de personas.

Producción de la miniserie de Netfilx

Dirigida por María Schrader (la actriz alemana protagonista de múltiples películas de Doris Dörrie que dirigió en dos mil dieciseis Stefan Zweig: Adiós a Europa), la miniserie producida por Netflix presenta a la protagonista religiosa de espaldas, con una pollera larga y una peluca color castaño (llamada en yiddish sheitel). No es casualidad ese plano: con una sola imagen el directivo de fotografía austriaco Wolfgang Thaler transmite que el semblante de la mujer ultraortodoxa está escondo o bien invisible en una sociedad cerrada donde la esposa debe pasear tras el hombre. Esty (el nombre del personaje es Esther Shapiro) mira por la ventana un planeta exterior que le resulta inalcanzable. Eso creyó hasta hace poco tiempo, cuando dentro de ella no habitaba otra opción que mantener una convivencia religiosa forzada con un hombre a quien no ama ni tampoco escogió. Interpretada por la cautivante actriz israelí de veinticinco años Shira Haas (conocida por ponerse en la piel de la pequeña Ruchama Weiss en la serie Shtisel), el personaje nos hace testigos de su fuga.

Con un tiempo de suspenso que se corta con cuchillo, Esty saca la plata oculta en el hueco del maniquí de telgopor que mantiene su peluca y la envuelve en un sweater azul marino así como una fotografía, la de su abuela. Es shabbat (el día de reposo obligatorio y asamblea familiar conforme la tradición judía) y las vecinas religiosas se agolpan en el hall del edificio pues se rompió el cable translúcido (conocido como eruv) que acota el perímetro de la zona privada que la comunidad Satmar puede recorrer. Ese mediodía se rompió algo más que el eruv: el temor que paralizaba a la protagonista.

Miniserie de éxito

En apenas unos días Unorthodox (Traducida como Poco Ortodoxa en ciertos países) se transformó en una de las series más vistas de Netflix. ¿Por qué razón un relato hablado en yiddish que describe a una comunidad jasídica consiguió captar un interés popular? Alén de la sorprendente producción de la miniserie, la contestación no se fundamenta solo en la curiosidad de conocer rituales y costumbres religiosas de una manera de vida lejana. Unorthodox es, tras la heroica y enternecedora historia de Deborah Feldman que es amoldada a la plataforma de streaming, una obra que habla sobre la busca de identidad de una mujer.

El encuentro tardío con el deseo, hasta ese momento prohibido, y la necesidad de hacerse preguntas pese a no encontrar contestaciones inmediatas. “Gente como jamás ha tenido esa ocasión. Jamás nos hemos visto reflejados en historias de la cultura popular. No sabíamos de qué forma crear nuestras historias”, relata conmovida Deborah Feldman. Unorthodox nos resulta tan próxima por el hecho de que, con mayor o bien menor complejidad, todos anhelamos, como Feldman o bien Esty, descubrir nuestro sitio en el planeta.

Advertisements
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: