Viserys-Targaryen

El rey Viserys III Targaryen, apodado el Rey Mendigo, fue el quinto hijo del rey Aerys II Targaryen y su hermana esposa, la reina Rhaella. Se transformó en el heredero de su padre una vez que su hermano Rhaegar muriera en la Rebelión de Robert. La guerra lo transformó en asilado, lugar desde el que planificó recobrar el control del Trono de Hierro. Se hacía llamar Su Alteza Viserys Targaryen, el Tercero de su Nombre, Rey de los Ándalos, los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señor de los 7 Reinos y Protector del Reino, una vez que su madre, la reina Rhaella, lo proclamara rey en Rocadragón a lo largo de los primeros años de exilio.

Viserys es descrito como un hombre de semblante fuerte y afilado, pelo rubio plateado y ojos lilas, rasgos propios de los Targaryen.

Viserys era un hombre ambicioso, mas asimismo impaciente, surrealista, y ciego a la realidad. Se veía a sí mismo como un rey lícito, merecedor de respeto y admiración instantáneas, estimando que lo opuesto sería tomado como un insulto. Se negaba a admitir la realidad de la situación de la Casa Targaryen, una vez que Robert Baratheon tomó el Trono de Hierro. Viserys era violento y desmesurado, sobre todo con su hermana Daenerys de forma especial. Daenerys piensa que Viserys se ha vuelto ido por el agobio de su exilio y los menosprecios que ha recibido, mas otros pensaban que Viserys había heredado la insensatez de su padre.

En doscientos setenta y cinco d.C. el rey Aerys ayunó a lo largo de 15 días y también hizo una “travesía de arrepentimiento” por toda la urbe hasta el Gran Septo de Baelor para rezar con el Septón Supremo. A su regreso, el rey anunció que de ahora en adelante solo dormiría con su lícita esposa, la reina Rhaella. Esta nueva lealtad fue supuestamente bien recibida por la Madre puesto que por año siguiente la reina Rhaella dio al rey otro hijo. El príncipe Viserys, natural de doscientos setenta y seis d.C., era pequeño mas robusto y más precioso que cualquier pequeño que Desembarco del Rey hubiese visto jamás. Sin embargo, el nacimiento del príncipe Viserys no consiguió mudar el comportamiento del rey; se volvió incluso más obsesivo y miedoso, llegando a poner caballeros de la Guarda Real para cuidar que absolutamente nadie tocara al bebé sin su permiso, ni tan siquiera la reina Rhaella.

Viserys era un pequeño en la temporada de la Rebelión de Robert. Cuando su hermano Rhaegar fue derrotado en el Tridente, Viserys y su madre encinta, la reina Rhaella, fueron evacuados cara Rocadragón. Allá, tras ser informados de lo sucedido en el saqueo de Desembarco del Rey, Viserys fue proclamado rey en Rocadragón por su madre.

Tras la muerte de su madre y el fin de la guerra, Viserys y su hermana Daenerys fueron llevados a Braavos por Ser Willem Darry, a la “casa con la puerta roja”. Allá vivieron bajo la protección de Ser Willem, hasta su muerte. A lo largo de este tiempo, Ser Willem firmó un acuerdo secreto entre él y Oberyn Martell con el Señor de Braavos como testigo, prometiendo la mano de Arianne Martell a Viserys, aparte del apoyo de Dorne para reconquistar el Trono de Hierro. Debido a la impaciencia y actitud de Viserys, no se le hizo participante del acuerdo.

Los sirvientes de Ser Willem abandonaron a los hermanos Targaryen tras hurtarles el poco dinero que tenían, y estos se vieron obligados a recorrer las Urbes Libres como convidados de los ciudadanos poderosos. Con el tiempo, las puertas a estas casas se cerraron y se vieron obligados a vender sus posesiones para subsistir. Cuando Viserys vendió la corona de su madre, comenzaron a llamarle “el Rey Mendigo”. En algún instante, Viserys ofreció un festín a los comandantes de la Compañía Dorada, con la esperanza de que pudiesen respaldar su causa y asistirle a reanudar Poniente. Los mesnaderos se comieron su comida y escucharon sus ruegos, mas solo se rieron de él más tarde.

Al tiempo que la relación con su hermana fue en un inicio cálida, con el tiempo Viserys llegó a renegar de Daenerys por matar a su madre a lo largo del parto y empezó a tratarla fuertemente. Le prevenía a menudo de “despertar al dragón” y provocar su ira. Viserys enseñó a Daenerys todo cuanto sabía de la historia de Poniente y la Casa Targaryen, enseñándole además de esto a enorgullecerse de su herencia familiar, si bien en ocasiones de forma exagerada.

En Pentos, Viserys conoció al magíster Illyrio Mopatis, quien apoya su deseo de reanudar el Trono de Hierro a cambio de recompensas y honores. Illyrio y Viserys arreglan el matrimonio entre Daenerys y Drogo, un poderoso Khal Dothraki que le promete a Viserys diez hombres para conquistar los 7 Reinos. Viserys, si bien deseoso de desposar a su hermana con Drogo, resiente la pérdida de una futura esposa y, la noche precedente a la boda, trata de entrar a la habitación de Daenerys para tomar su virginidad. Illyrio, no obstante, había previsto esta situación y había puesto guardas frente a la puerta de la habitación.

Viserys insiste en viajar con Drogo para asegurarse que el Khal haga honor al pacto. Illyrio trata de detenerlo ofreciéndole el empleo de su mansión, mas Viserys se niega. Piensa que Drogo está retardando el cumplimiento de su promesa y se vuelve cada vez más insistente en empezar la invasión. Viserys pensaba que había vendido a Dany y que el Khal no había incluso pagado por ella. Tal y como le explica Ser Jorah Mormont, los Dothraki no venden o bien adquieren, sino reciben regalos y devuelven el favor cuando lo consideran conveniente. Viserys se niega a admitir las palabras de Illyrio y Ser Jorah, quien le afirma varias veces que Drogo ve a Dany como un regalo y que le va a dar a Viserys un regalo (un ejército) a cambio, mas solo cuando el Khal lo estime recomendable.

Trata de hacer que Dany convenza a Drogo, mas en su nueva situación como khaleesi, comienza a defenderse a si misma. Después de que tratase de pegar a Dany, le quita el caballo, haciéndolo pasear. Esta acción es tabú entre los Dothraki en tanto que un hombre que no es un caballista no es siquiera un hombre, lo que le grajea el apodo de Khal Rhae Mhar, “Rey de los Pies Sangrantes”. Khal Drogo le ofrece un puesto en una carreta y Viserys admite, sin saber que este es un insulto incluso mayor que pasear, ya que las carretas son para los ancianos, lisiados, eunucos y los pequeños, con lo que comienzan a llamarlo Khal Rhaggat, “Rey del Carro”. En Vaes Dothrak, Viserys se emborracha y también insiste de nuevo en que Drogo le de su corona. Viserys esgrime una espada -lo que está prohibido en la urbe sagrada de Vaes Dothrak, como asimismo verter la sangre de un hombre libre en ese sitio- y amenaza con quitarle a Dany el hijo que medra en sus supones. En contestación, Drogo anuncia que le va a dar su corona a Viserys; Drogo funde uno de sus medallones de oro y vacía el contenido en la cabeza de Viserys, “coronándolo” horriblemente mas sin verter una sola gota de sangre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *